Año 2018: Echando un vistazo atrás antes de su final

A una semana de estar en el 2019, quiero comentar lo que me ha traído este año 2018.

Nuevos conocidos

Una de las cosas que no me arrepiento de haber hecho este año 2018 es de haber ido a Meetups y WordCamps. He conocido a mucha gente de todas partes de España, mención especial al recién papá Jaime Gármar una grandísima persona. También A los Franes, Fran C. Jurado y Fran Pérez, así como a Luis Colomé, miembros de la Meetup de WordPress de Málaga. Y a muchos más a los cuales sin sus ponencias, no habría aprendido tanto.

También se conoce gente por la calle, esa señora que siempre que coincidimos en el bus es porque lleva retraso y siempre que entramos nos ponemos a quejarnos de ello durante todo el camino. O esos compañeros de clase con los que nunca hablaste pero que por cosas del destino os toca poneros a hacer trabajos juntos y desde entonces os encontráis todos los días en todas partes.

Aprendizajes

Siempre se aprende y yo intento aprender todos los días algo nuevo o que alguien lo haga. En un mundo que avanza muy rápido, si no aprendes algo nuevo diariamente, te quedas atrás y en dos días estás en el cromañón.

Hay muchas formas de aprender y estas han sido las que yo he usado:

  1. Podcast: aunque mi «especialidad» es el diseño industrial, la tecnología y demás, he querido aprender de otras cosas: marketing, ciencia, empresas, etc. Todo ello he podido aprender algo nuevo gracias a ese medio.
  2. Aplicaciones como Duolingo me han ayudado a empezar a aprender nuevos idiomas, en mi caso Sueco. Si hay un idioma que no está desde el español, siempre podréis cambiar la cuenta a inglés o a otro idioma que sepáis y repasar éste mientras aprendéis uno nuevo.
  3. Hablando y escuchando a la gente. Tened en cuenta que todos venimos de situaciones distintas, algunos de sitios y vidas que nunca viviremos, cada uno con sus vivencias. Escuchad lo que tengan que decir, preguntad si os quedan dudas, mostrad interés. Por ejemplo, mi pareja es Bióloga, me habla de tecnicismos que nunca entenderé, pero como le gusta y solo lo habla con gente de su rama, no sabe explicarlo para «Dummies» como yo, antes de leer y escuchar sobre el CRISPR/Cas9 y esas cosas, ya entendía su funcionamiento, fui a charlas técnicas sobre el tema y no me perdí mucho. ¡Y no es mi campo!
  4. Explicadle lo aprendido a alguien, o simplemente comentad lo aprendido ese día a modo de curiosidad.

Si no habéis hecho algo así este año 2018, hacedlo en el 2019.

Malos ratos, tiempos de bajona

No todo en la vida es positivo. Hay sucesos que son duros golpes.

Antes de semana santa, mi tía Lola pasaba a mejor vida por un cáncer. Entre el sufrimiento, los nervios y más sucesos, mi madre me echaba de casa. El que considero mi mejor amigo tuvo un accidente en el que por poco perdió la vida, y fue la causa por la que mis madre y yo volvimos a hablar y en Septiembre volví a casa de mis padres.

Ha sido un año 2018 duro, aunque he tenido la suerte de tener el apoyo de mi pareja, mis suegros y mis familiares que sabían que no vivía con mis padres.

Han sido palos duros para todos, pero nos ha servido para ver qué nos importa, a quién les importamos y quienes no merecen la pena mantener en la vida.

Oportunidades laborales

A pesar de las bajonas, este año 2018 he tenido diversas posibilidades laborales más allá de la que tenía ya.

  • Escogieron mi idea de negocio en un programa de aceleradoras de empresas, donde aprendí mucho sobre cómo no debía enfocar mi idea de negocio. Solo por falta de tiempo y de materiales, no llegué a tiempo a la parte de lanzamiento. Pero toda la experiencia me la llevo: programar la web, buscar socios, validar la idea de negocio, los contactos que hice, etc.
  • Me buscaron de distintas empresas, aunque después vimos que no encajaba en el proyecto como los contactos en común nos habían hecho pensar.
  • Conseguí un aumento de sueldo en la beca. Sí, como becario, al ir a hacer la renovación por nuevo curso y viendo cómo me había ido el año laboral, me planté y pedí un aumento de sueldo. Y no me llevé solo un aumento de sueldo, sino el apoyo de prácticamente todos mis compañeros de departamento.

Este año 2019 va a venir también cargado de novedades en este apartado ?, pero no me quiero adelantar a los hechos.

Viajes

Por suerte, este año he tenido la oportunidad de viajar a distintas ciudades por ocio. Aunque no haya salido más allá de Despeñaperros, que yo recuerde, he estado por Sevilla, Granada, Cádiz y Jerez de la Frontera, parando por las playas de Tarifa, por poco nos vamos a Copenhague y Malmö de escapada improvista, pero al menos pudimos descansar en Nerja haciendo «Poketurismo» (ya explicaré qué es eso).

También he visitado por segunda vez El caminito del Rey, lo cual os recomiendo que hagáis si tenéis oportunidad, sino salid a la montaña a pasear, pero recordad: dejadla más limpia de lo que la encontrasteis.

Aunque soy poco de playas y este año he ido una vez, por suerte ha sido a la playa de Bolonia, donde subimos a su duna y pudimos contemplar las maravillosas vistas del paisaje natural y no entramos en las ruinas de la ciudad romana porque ya estuvimos a primeros de año a la vuelta de Cádiz.

Proposiciones del año 2018

Aquí voy a hacer dos columnas: la de los que he cumplido y la de los que no (por el momento)

Cumplidos

  • No beber alcohol: solo he bebido 2 veces y porque de quise disfrutar de cerveza artesanal. No bebí por beber, solo porque de verdad quise. También exceptuando el mojarse lo labios de champán en bodas y fiestas de ese estilo
  • Comer menos porquerías (chucherías): a medias, pero sí que me he cortado de comer muchas veces. Al igual que con el alcohol, era porque me apetecía.
  • Sacar mi página web otra vez: Estás leyendo esto, lo he logrado.

No cumplidos

  • Hacer un podcast: Estoy en proceso, pero como no lo he sacado a día de hoy, lo pongo aquí.
  • Dejar la comida basura (hamburguesas de comida rápida, etc): No creo que pueda, es algo que me puede.
  • Hacer un theme propio para la web: Lo tengo medio montado, pero no terminado y prefiero hacerlo bien que mal y fastidiaros la experiencia de usuario.

Sí, eran pocos propósitos para este año 2018, pero mejor pocos sin hacer que muchos por cumplir. Aunque muchos digáis que no he cumplido ninguno, los que creo que he cumplido es porque de verdad me siento realizado. He conseguido luchar contra el «beber alcohol por beber alcohol» que siempre se hace cuando hay una fiesta, por la ley no escrita de tener que beber alcohol en las fiestas sí o sí. Y por ello me siento orgulloso.

Lo que no me esperaba

Este año ha traído muchas sorpresas, como no habréis podido leer, pero hay cosas que no se me habrían ocurrido pensar que podría haberlo hecho, por ejemplo mi último “hito”: ser el productor de una ceremonia en mi trabajo similar a los Óscars.

Cambiar todo mi armario de camisetas frikis y con dibujos a todo minimalista, donando todo lo que no quería o no había usado. Un movimiento en relación con la vuelta a casa de mis padres, que eso tampoco me lo habría imaginado, en la forma que ocurrió todo. Y que me sirvió para darme cuenta de que ese movimiento minimalista es el que mejor me define. Tanto en mis diseños, como en mis trabajos y mi forma de expresarme. Terminé definiendo una línea estética propia: Camisetas básicas y pantalones vaqueros oscuros, para situaciones más «elegantes» añadir camisa, para situaciones más de relax, sudadera. Una cosa menos por la que molestarme en pensar.

Organizarme.Sí, los que me conocen saben que soy muy desorganizado, pero este año he probado muchas formas de organizarme y entre todas ellas me ha servido para quedarme con una propia mezcla de muchas, pero me funciona. Es una mezcla del Time blocking, del GTD y lista de tareas mediante bullet journal y demás, una desorganización para organizarme, pero consigo hacer en plazo todo lo que tengo la obligación de hacer y para algunas cosas sigo haciéndolo antes de lo previsto, tanto en el trabajo como en la vida personal. Algo más de lo que me siento orgulloso.

P.D: el Bullet journal es bonito y aquí tenéis plantillas hechas por mi.

También desarrollé un diseño propio, funcional, el segundo, gracias a la impresión 3D, y conocimientos básicos de Arduino. El primer diseño fue del año pasado: la cartera que uso a diario. El segundo es una mochila con señales lumínicas para bicicletas o vehículos pequeños para indicar la presencia y el giro que se quiere hacer.

También pude asistir al concierto que dio Ara Malikian en Málaga y disfrutar de lo que nos dejaron las cotorras sentadas a nuestro alrededor. Aun así, un espectáculo al que volvería a ir. Si tenéis la oportunidad, id.

Aquí viene el año 2019

El año que viene está a la vuelta de la esquina. Para mi será cuando salte del 2019 al 12019, lo cual ya explicaré el año que viene, transcribiendo un vídeo de YouTube. Pero por ahora espero que os haya gustado este resumen de los 365 días de mi año 2018.

Felices fiestas.

Os dejo una pequeña galería de algunos de los momentos memorables de mi año 2018. Espero que los disfrutéis.

  • Cádiz
  • Pasos en el atlántico
  • Partido del Unicaja
  • El Langui
  • Mi primera WordCamp
  • Curso de Creatividad 2
  • Tortitas 1
  • Tortitas 2
  • Playa de Bolonia
  • Concierto Ara Malikian
  • Hamburguesa casera
  • Premio a la mejor comunidad
  • Caminito del rey
  • Cuevas de nerja
  • En la gala de la empresa
  • La última hamburguesa del año
  • Bodorrio
  • Curso de Creatividad 1
  • Un tren el el caminito
  • El rey de la casa